Renata de Vargas y la Señorita Elvia son sin duda los personajes que más recuerdan los televidentes colombianos que han seguido de cerca la carrera actoral de Paula Peña.

El primero acompañó durante quince años a la teleaudiencia, quienes se vieron reflejados en la familia Vargas de la comedia Dejémonos de Vainas (1983). El segundo marcó una época del género cómico en la televisión colombiana con Don Chinche (1981).

Sin embargo, después de mucho esfuerzo y talento, Paula logró dejar atrás a Renata y a Elvia para darle vida a personajes de otros géneros. Padres e hijos, Tan cerca y tan lejos (1998) y Yo soy Betty la fea (1999), son los trabajos más recientes de su carrera actoral.

En su hoja de vida artística también se mencionan telenovelas como Ayer nada más, El alférez real, Manuela, Rojo y negro, Aroma de Secreto, Embrujo Verde, Lejos del nido, Gabriela, El hijo de Ruth y Yo no creo en los hombres.

Paula también ha hecho un nombre en las tablas, participando en las obras teatrales El Rehén, Extraña pareja, Baño de damas, Paños menores y en los cafés conciertos Buenas noches music hall, El Nerón no es como lo pintan, Del infierno con amor, Romeo y Julieta, Mamadeus y Camelot. En la pantalla grande ha actuado en dos películas: el cortometraje La historia de muchas y el largometraje Bonaparte investigador.

Hasta la fecha Paula ha recibido en reconocimiento a su trabajo los premios India Catalina a Mejor Comediante, Antena Televisión a Mejor Actriz y Estrella del Oro del Espectáculo en la categoría de Los Diez Mejores. También recibió dos nominaciones a Mejor Actriz en los Simón Bolívar.