María Eugenia Arboleda nació en Cali el de Marzo de 1971. Durante su primaria se encontró con una profesora que durante cinco años le ayudó a desarrollar sus dotes de artista. En cuarto de bachillerato entró al IPC - Instituto Popular de Cultura- a la facultad de arte dramático y al tiempo estudió para formarse como docente en la Normal Nacional de Señoritas. En esa misma época entró a hacer teatro en Esquina Latina, y allí decidió que quería ser actriz. Estuvo en festivales de teatro por toda Colombia y la actuación se le volvió una obsesión.

En 1987 llegó a Bogotá dispuesta a actuar, pero fue muy difícil encontrar trabajo. Para poderse sostener desempolvó su diploma de docente y enseñó primaria durante dos años. Al mismo tiempo estudió una especialización en dramaturgia con Santiago García en el Teatro La Candelaria. Esos cuatro años y medio fueron su gran escuela: allí aprendió a escribir y a teorizar. Allí también descubrió el método para conseguir trabajo: un buen estudio de fotos, hoja de vida especial para actores, y asistir a todas las programadoras en tiempos de castings. Sin embargo, encontró un obstáculo que nunca entendió: el ser negra le cerró muchas puertas.

María Eugenia no se descorazonó y más bien se inventó una forma de proponerse como actriz: Empezó a escribir obras y personajes para ella y a presentarlos en las programadoras. Una de sus creaciones, Paulina Lucumí, convenció al director Guillermo Calle, quien la contrató para Romeo y Buseta, donde estuvo seis meses. En 1990 se ganó el personaje de Javiera Vega en Puerto Amor, y más adelante presentó la propuesta del personaje Asunción para la comedia Laura, Por Favor de RCN. Al director Carlos Mayolo le gustó y con ese papel María Eugenia Arboleda se ganó una nominación al Premio Simón Bolívar. Al mismo tiempo trabajó en las tablas en el Teatro La Mama y el TPB de Bogotá.

Su primera novela en horario de la noche fue Solo una Mujer, con Marcelo Cezán y Viena Ruiz. Siguieron El Manantial, María Bonita y La Otra Mitad del Sol. En esta época también dirigió la parte teatral del Taller Infantil del Teatro Nacional e hizo varios montajes con los niños.

En 1996 se fue dos años a Europa: En Escocia estudió "La Complejidad del Ser Humano en la Obra de Shakespeare" durante seis meses. Después vivió en Londres, donde hizo un Taller de Cine con Panicle Studio y enseñó teatro y danza en la escuela latina más grande de Londres, el Centro Cultural Gabriel García Márquez.

A su regreso a Colombia en 1998 trabajó en Rosas al Atardecer. En 1999 hizo el montaje Elección y Coronación, con el teatro La Carrera y trabajó en la novela Código de Pasión. Ahora es Mariana en Yo Soy Betty, La Fea y prepara Crónica de una Muerte Anunciada en el Teatro Nacional.

Es melómana: le gusta la salsa y los ritmos afro como el soul y el jazz. Para María Eugenia Arboleda es fundamental tener una buena bicicleta pues le encanta montar, leer, viajar y dormir. Tiene fama de buena cocinera y cocina mucho para sus amigos. Pero lo que más le gusta de todo es trabajar.