Seductor, conquistador, el amante perfecto… esa era la imagen que de Julián Arango tenían las colombianas, luego de verlo protagonizar la telenovela Perro Amor.

Antes ya se había ganado el reconocimiento del público como presentador de Cinescape, espacio en el que, con la rebeldía que lo caracteriza, calificaba las películas de la cartelera cinematográfica del momento. Luego fue Juan Diego, en Tiempos Difíciles, un gomelo venido a menos que trataba de aparentar ante sus amigos los aprietos económicos por los que atravesaba su familia.

Ahora Julián es Hugo Lombardi, un pedante pero brillante diseñador de modas con un enorme ego y con sus gustos sexuales bien definidos: le encantan los hombres. Este es el nuevo personaje que desde hace unos meses interpreta el actor bogotano en la telenovela Yo soy Betty, la fea.

Sus personajes hablan de lo polifacético que es el actor quien por su interpretación de ‘El Perro Brando’ fue galardonado con un Premio Simón Bolívar a Mejor Actor y nominado a los TV y Novelas en la misma categoría.

Pero Julián no siempre tuvo claro que sería a la actuación a lo que dedicaría su vida. Empezó estudiando publicidad, carrera que nunca terminó, pero para la que demostró mucho talento, llegando incluso a dirigir el departamento creativo de una agencia de publicidad. De su experiencia allí quedó su trabajo como autor de la campaña de Davivienda: Su dinero puede estar en el lugar equivocado.

Actualmente cuando el actor no está grabando Yo soy Betty, la fea se dedica a recorrer Colombia con Déjennos salir, un espectáculo cómico, sin pretensión de ser teatro, que montó junto a Antonio Sanint, un publicista con el que comparte una amistad de infancia.

Aunque en este momento Julián se siente muy bien con su trabajo de actor, sueña con tener su propio estudio y realizar programas para televisión, pero con él tras las cámaras.

Además de la actuación Julián, nacido el 6 de octubre de 1968, tiene debilidad por la pintura, el cine en casa, el baile y la fotografía.